Lunes bridal

La novia del vestido de flores

Queridas,

Hoy publicamos a la novia del vestido de flores, una novia con un vestido muy especial, romántico y vintage al mismo tiempo. Un traje de novia diferente que seguro que a muchas os va a volver locas.

Elena y Juanma se conocen de toda la vida y como dicen ellos su historia no fue fácil:
“Era el primer amor, lo que se conoce como un amor de verano que muchas veces no va
más allá… Nadie a nuestro alrededor daba ni un duro por lo nuestro… no sabemos bien
porque, quizás por nuestra juventud, porque éramos muy distintos, porque teníamos
toda la vida por delante, porque éramos jóvenes para empezar una relación, teníamos
caminos diferentes… Como nosotros nos decíamos “Nadie dijo que el camino fuera fácil”
¿Preparadas para ver las fotos de Javier Agundez?
Elena llevaba un vestido que nos recuerda a los papeles pintados de las casas de campo de Inglaterra, sin duda un “punch” que convierte al vestido en un traje lleno de personalidad.
“Tenía claro que quería un vestido con mangas, sencillo y cómodo pero con algún toque
distinto y personal, que me definiera, que no fuera el clásico vestido de novia, no sé si
lo conseguí, pero para mí fue perfecto. Aunque no soy muy decidida, la elección del diseño del vestido no me costó demasiado.
Tras varias citas con distintos diseñadores fue llegar a Pol Nuñez y saber que Mara sería
la diseñadora.El resultado fue un vestido de manga larga en crep con escote en pico y sobrefalda de
gasa con enorme cola con el toque de color. Zapatos diseñados por Irene de Just Ene en
color coral y tacón en plata envejecida a juego con los botones del vestido.”
“Para el maquillaje confié en Rocío, mi maquilladora habitual que me conoce a la
perfección, para el peinado también elegí a mi peluquera de siempre ( María del Mar de
peluquería Scala ́s). Tenía claro que quería ser yo,
quería llevar mi melena como siempre por eso hicimos un semirecogido para poder
colocar el velo y la tiara joya en los mismos tonos que el resto de complementos que
Ana Lamatte diseñó especialmente para mí.”
“Cuando nos pusimos con la organización de la boda teníamos varias cosas claras, nos
casaríamos en la Parroquia San Francisco de Asís. Queríamos que la boda fuera en Septiembre, mes con significado para nosotros y que la
celebración fuera en alguna finca. Cuando contactamos con Carlos, propietario de la
Finca La Albuera (Mérida) y fuimos a verla, no necesitamos buscar más, habíamos
encontrado lo que buscábamos. Carlos nos puso las cosas muy muy fáciles. A través de
él, contactamos con Julián del catering Guadalquivir, y fue todo un acierto conocerle y
elegirles para nuestro día. “
Las pamelas las protagonistas de las invitadas.La decoración era ideal, con madera, verde y elementos rústicos.

Las mesas estaban decoradas con hortensias y unos manteles estampados ideales.

¡Momentos especiales!

Fotos Javier Agundez