Lunes bridal

La novia de la capa azul

Queridas,

Hoy publicamos la novia de la capa azul la última novia invernal de esta temporada, aunque sea primavera el frió ha vuelto y esta capa se ha convertido en nuestra obsesión. Un look muy especial donde reina el color: “ese algo azul”  era el puntazo de este look de novia con tanta personalidad.  Parecía una princesa sacada de Invernalia, un asentamiento ancestral de la Casa de los Stark de la conocida saga de Juego de Tronos. No sabemos si se inspiró en algún cuento fantástico pero lo que si sabemos es que arriesgó y triunfó. 

¡ No os perdáis los fotones de fotocrata ¡

El vestido diseñado por Valenzuela, fue amor a primera vista, la capa aterciopelada con una cola enorme en color azulado nos pareció lo más. 

En cuanto al vestido, de líneas sencillas en crep con la espalda al descubierto dándole un toque muy femenino a la vez que elegante. El vestido tenía escote en pico y un drapeado adornado con un broche antiguo. 

En esta foto podéis ver en detalle la capaEstaba anudada en el cuello por un lazo, rematada con una maravillosa capucha  decorada con pelo blanco. Nos gustó el detalle de las muñequeras incorporadas en las mangas del vestido, de quita y pon. Esta pieza en la novia fue protagonista sin duda y quiso que le acompañasen conjuntados los pajes, tres pequeños que desprendían pura simpatía.

El tocado tenía una gran carga emocional ya que sus creadoras fueron su madre y su hermana, se trataba de una diadema de flores y plumas muy llamativa jugando con dos tonos en azul. Además, de los pendientes que eran de su bisabuela.

Los zapatos con lazo de Salo Madrid, no podían ser más atrevidos, de terciopelo usando el mismo tono azul que la capa y con tacón alto.

Para el maquillaje se ocupó MUAH optando por una piel muy natural donde lucía radiante con un toque bronceado.

El ramo con flores silvestres era de Brotalia Huesca con mucho verde y destacando el tono azul, malva y blanco.

Los últimos momentos de soltera.

El novio llevó un chaqué de  Gonzalo Larraizar con una camisa blanca y corbata azul con lunares blancos. Llevó unos tirantes con la flor de Edelweis propio de las montañas austriacas. 

María quiso rendir homenaje al frío lugar donde dio el “SI, QUIERO”, un precioso lago en Islandia donde “el sol se reflejaba en el hielo y parecía estar lleno de diamantes”.

¡ Sí quiero!

Los novios tuvieron que cambiarse los zapatos para poder sobrevivir al frío, la novia se puso unas Moon Boots y el novio de Dachstein para dirigirse a una zona de nieve. Sin duda, algo muy diferente y divertido resaltando el espíritu aventurero con el que ellos mismo se describen.

La trenza que llevó María era espectacular, fue un peinado de   Lydie Bache Coiffure . Nos encantó el detalle de las flores que adornaban la trenza al más puro estilo Frozen.

¡ Nosotros!

Just Married